Fondo Mundial negó ayuda humanitaria anti-VIH a Venezuela

Los reactivos para las pruebas necesarias para monitorear a las personas que reciben tratamiento también son escasos - Imagen : Referencial.

Kennia Espinoza / Aquí Venezuela.

 Venezuela está quedando sin medicamentos para el VIH  y también sin lugares donde acudir en busca de ayuda. La  crisis económica que atraviesa  el país también se refleja en el sector salud, donde una grave escasez de medicamentos que salvan vidas, entre ellos los medicamentos anti-VIH, ponen en riesgo la vida de quienes padecen la enfermedad.

Ante esta situación una red de venezolanos que viven con el VIH, trataron de buscar “ayuda humanitaria urgente” en junio de 2016 ante el Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, con sede en Ginebra, Suiza. Pero debido a que el Banco Mundial clasifica a Venezuela como una nación “de altos ingresos”, el Fondo Mundial negó la solicitud el 18 de enero.

“Como una agencia que depende de las donaciones de múltiples partes interesadas, el Fondo Mundial no está en condiciones de conceder ninguna excepción a sus reglas“, escribió el Director Ejecutivo Mark Dybul y presidente del consejo Norbert Hauser.

Se calcula que 110.000 personas en el 2015 viven con VIH en Venezuela, y al menos 63.000 de ellas han comenzado el tratamiento antirretroviral (ARV), señaló Feliciano Reyna Ganteaume, cuya ONG Acción Solidaria, con sede en Caracas, provee a las personas infectadas con el VIH con ARVs.

Además de un “grave déficit de tratamiento antirretroviral“, Venezuela no tiene suficientes condones, kits de prueba de VIH o suministros básicos para diagnosticar y tratar la tuberculosis, un riesgo importante para las personas que viven con el virus del SIDA.

“Esto no es una petición política y no busca establecer una posición sobre la situación actual del gobierno“, dice. “Este es un llamado humanitario para evitar el genocidio de los venezolanos que viven con el VIH“.

La asistencia internacional para el VIH / SIDA ha disminuido constantemente en los últimos años, el Fondo Mundial ha presionado más a los gobiernos para que paguen sus propias cuentas. Los líderes del Fondo Mundial -que en particular tardaron seis meses en responder a la solicitud urgente original de ayuda- escribieron que habían “coordinado con nuestra red de socios para ver quién estaría en condiciones de ayudar”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*