taberna
Turismo acuático - Aquí Venezuela
Sur de Florida -

Turismo acuático

manuelcorao

 

Rómulo Guedez

 


El turismo por ser una industria sin chimenea es la menos contaminante del planeta, de allí que la sumatoria de puntos a su favor no tiene límites. Un largo recorrido en el espacio tiempo ha transitado la Industria del turismo desde los primeros navegantes de la época de las exploraciones hasta nuestros días. Y, ¿por qué desde los primeros navegantes? Porque estos lobos de mar fueron los pioneros en el encuentro de las culturas desde la antigüedad. Grandes trechos fluviales y grandes travesías por las aguas bravías de los mares y de los océanos debieron sortear marinos como Fernando de Magallanes, Cristóbal Colon, Vasco de Gama, Juan de la Cosa, Bartolomé Díaz, Pedro Álvarez Cabral y Francisco Pizarro, entre muchos otros. Fue un periodo largo y costoso en vidas y recursos que transcurre entre el siglo XV hasta el siglo XVII. Muchos y variados fueron los motivos de estos Marinos, y de las empresas o personalidades que los respaldaron para el momento,   acompañados por sus ansias de riqueza y de dominio punto neurálgico para lanzarse a estas aventuras que tenían sus antecedentes en los intrépidos nautas del mar Mediterráneo como los tartesios que quizás se adentraron en Angola y los árabes que en parte se hicieron de las costas del Océano Indico traficando oro, marfil y esclavos y destacamos que desde la Edad Antigua hasta la Moderna los muchos reinos de Europa miraban vorazmente hacia Asia en razón  de su clima parecido y de enfermedades que podía dominar logrando establecer un comercio más o menos productivo. Es el comercio, factor preponderante para los reinos de este momento. Utilizan sus básicas embarcaciones aprovechando lo benéfico de las corrientes ventiscas para lograr con intrépidos marinos su cometido. Así tenemos que la ruta de la Seda que empieza por caminos, pronto será marítima para comunicar a Egipto e Irak con China después de cruzar toda Asia para adentrarse posteriormente en el Océano Pacifico. Aunque conocemos que ya Alejandro Magno conocía del Pacifico escasos europeos habían llegado a la tierra prometida de las especias. Sin embargo, sabemos históricamente que esta ruta comercial estuvo bajo el dominio árabe. Alejandría, Damasco y Alepo eran sus dueños y señores.

En estas travesías de meses y posiblemente de años muchos marineros y personas sin conocimiento algún del mar morían sin llegar a puerto; otros se fugaban para sortear la esclavitud, pero el espíritu aventurero y de dominio de los Almirantes deciden la suerte de los viajes. El Turismo de  Aventura está cultivándose y es el mar la ruta presente y futura de lo que será años mas tarde y hasta hoy día El Gran Episodio del hombre como lo es el de conocer lugares lejanos para el descanso, sus logros personales, contar sus historias y alimentar su ego.

Por supuesto que cualquier elemento establecido por las sociedades tiene sus particularidades y su concreción para lograr su presencia y éxito y esta, quizá primera, aventura náutica del hombre hoy tiene un nombre moderno y adaptado en buena hora a su funcionalidad como lo es el Turismo Acuático que viene a ser una división aceptable de las tantas variables del Turismo de Aventura.

Sin temor a equivocarnos el Turismo Acuático dispone de singulares beneficios en relación a las demás ramas de esta actividad. La más sobresaliente es que todos los tipos de turismo, llámeseles religioso, de montaña, histórico, comercial, político, u otro, dependen en gran medida de él. Además de ello, no existe un segmento de viajeros que no pueda disfrutar de sus beneficios: niños, adultos, jóvenes y tercera edad están en la mira de las rutas náuticas a escala mundial. La diversión y el Ocio Creador están a la orden del día, en cualquier crucero que se respete.

Los deportes náuticos están a disposición, en mayor o menor medida, para todos: tanto para el viajero con conocimientos del mar y de los ríos y para los neófitos que posiblemente no han puesto un pie para sentir que un velero, un yate o una embarcación de gran calado pueda virar a babor o a estribor.

Esto es un pequeño “coctel de camarones” sobre la fascinación a gran escala que despierta el turismo acuático

Be the first to comment on "Turismo acuático"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*