Los Secretos de Dante "En las lídes infernales de Venezuela" - Aquí Venezuela
Sur de Florida -
Lo último

Los Secretos de Dante “En las lídes infernales de Venezuela”

Los Secretos de Dante "

En las lídes infernales de Venezuela, cada vez destaca el liderazgo de un dúo muy dinámico, muy activo y muy eficaz en el manejo de las pailas ardientes del engaño, la corrupción y hasta el narcotráfico. Se trata de dos hermanos muy bien concatenados, definidos por ellos mismos como “vengadores”, que intentan extender sus tentáculos por todos lados. Ahí está la inefable Delsy Eloina, un “patito feo” que busca reivindicarse con ansias de poder, de sometimiento de voluntades, y de eficacia delincuencia. Ahí también está su incansable hermano, Jorge Rodríguez, un psiquiatra que se obsesionó con la trampa, con la tramoya desde los tiempos del referéndum revocatorio de 2004, que se vendió como “árbitro imparcial” en el CNE, y luego apareció retratado en un lujosísimo jacuzzi en el Imperio mesmo, embadurnado de cremas y caviar, al lado de los propietarios de Smartmatic. El hombre que en su nuevo papel de dirigente socialista, nunca renunció a las prebendas de los nuevos ricos, al igual que muchas figuras en el chavismo que vendieron la pobreza pero actuaron con las alforjas llenas, como hizo Aristóbulo Istúriz, otro que engañó y sigue engañando, viviendo con sus lentes azulados de las rentas de sus testaferros ubicados convenientemente en República Dominicana (por ahora). Pues, el dueto Rodríguez, actúan, y actúan, y actúan. Con la familia viviendo en México, se apoyan en los contactos del ex embajador expulsado Vladimir Villegas, muy amigo del nuevo canciller de AMLO, desde los tiempos en que le llevaba maletas llenas de dólares como valija diplomática. Porque los hermanitos Rodríguez se las traen, organizan la sobrevivencia del poder podrido de Maduro, y se valen de todo. Narcotráfico inclusive. Porque en esta pelea ideológica, supuestamente, “se vale todo”: robo, corrupción, tráfico, lavado, amenazas, torturas. Pero nadie pasa liso en este menjurje de delaciones y traiciones internas. El chavismo, harto es conocido, es un saco de arpías, echándose cuchillo entre ellos, y los enemigos de Delsy Eloina no son la excepción. Porque aunque ella crea que nadie ve lo que hace, pues, las fotos, y las grabaciones y los testimonios abundan. Delsy Eloina y Jorgito, retratados en fotografía familiar. Metidos hasta el cuello en las peores alianzas: capos, traficantes de pelo en pecho, operadores y valijas que buscan esconderse. Pero al final del día, los esfuerzos serán en vano.

Maduro llegó, jaló, visitó, aplaudió y elogió en su reciente viaje a Turquía, junto a una Cilia que lucía com una abuela indefensa. Pero los patriotas cooperantes no mienten. Visitó, entre gallos y media noche, posibles localidades para su preciado Plan B. Porque Turquía luce, junto a México, como la opción más a la mano a la hora de “dejar el pelero”, el momento que cada día luce amenazantemente más cerca, la hora de “adiós luz que te apagaste”. No buscaron adquirir una modesta vivienda sino un conglomerado de casas, un refugio apropiado, algo suficiente para la numerosa prole de la nepótica Primera Dama. El secreto ya no es secreto. Sus movimientos están siendo seguidos por milímetros.

Hablando de Turquía, se habla insistentemente de un importante operador vinculado a Tarek El Aissami como el “front” de una nueva estructura bancaria que el gobierno mandó a crear en Estambul, “por si las moscas”. Los miembros de la directiva no tienen apellidos venezolanos, pero nuestras fuentes insisten que los fondos vienen de un “hedge fund” identificado y establecido en Nueva Zelanda, con managers franceses, que han servido como protectores de los fondos malhabidos.

Otro que no se queda atrás es Diosdado Cabello. Este personaje, sancionado hasta por los codos, quiere acumular todo lo más posible para, dice él, garantizar de alguna manera una sobrevivencia para sus descendientes, al estilo de Pablo Escobar. Una figura clave es Lisandrito. Lisandro Cabello. Gemnio y Figura en Maracaibo. Activista del PSUV, supuestamente comprometido con la “revolución”. Pero la revolución, ya lo sabemos, consiste en “meter mano”,  Por ahora, Lisandro Cabello es la ficha clave de Cabello en el Zulia, un estado clave si se sacan las cuentas de los negocios petroleros que todavía subsisten, y la enorme plataforma para el tráfico de sustancias ilícitas (no sólo de cocaína vive el hombre) que controla el ex gobernador de Miranda, ex ministro de Infraesturctura y ahora líder clave de la deslegitimada Asamblea Constituyente.

En el Zulia, por cierto, la situación no sólo es explosiva por los errores garrafales del otrora narco-operador del Cartel de los Soles Motta Domínguez. El propio gobernador, a quien poco se le ve la cara, está en una fase final de su convalecencias cancerígena. La enfermedad está tan avanzada que el pobre Omar Prieto está dispuesto a colaborar con los gringos con tal de que lo dejen ingresar en un prestigioso hospital de Houston que él piensa que lo puede salvar. Pero como decían los antiguos romanos, “la suerte está echada”.

Y refiriéndonos a suertes echadas, la suerte que la Fiscal Luisa Ortega está tratando de solidificar está avanzando. No es que sus “pecados” hayan sido blanqueados, pero su estrategia de reconocimiento ya logró el primer espaldarazo, nada menos que del senado chileno. La Asociación de Fiscales Latinoamericanos desde hace rato al considera la legítima Fiscal de Venezuela (para desconsuelo del narcisista Tarek William Saab). Todavía falta la cuesta de la administración Duque, con cuyos operadores busca Ortega establecer sólidas relaciones.

Nadie va a invadir desde territorio venezolano desde Colombia, ha asegurado el presidente electo colombiano, Iván Duque. Pero eso no quiere decir, aseguran fuentes dentro del nuevo gobierno, que no vayan a venir acciones militares para bloquear el crimen madurista en la frontera colombiana. Duque cocinó en Washington y en Miami, con el comando Sur, una intervención de la frontera porosa con Venezuela con la cual el saliente Juan Manuel Santos se hizo de la vista gorda. Esta nueva versión del Plan Colombia, en la cual el Pentágono va a invertir cientos de millones en equipos, personal y apoyo tecnológico, incluyendo precisa vigilancia satelital, busca detener el negocio millonario del crimen fronterizo que es una línea vital para las muy flacas financias revolucionarias. Según los patriotas cooperantes en el vecino país, Colombia alista una unidad especial de inteligencia y fuerzas especiales del ejército colombiano para cortar de un sablazo estos negocios que benefician a pocos militares y a Miraflores. Lo que viene es candanga.

El movimiento de tropas y equipos de defensa por órdenes de Padrino López a al frontera con Colombia, no pasa de un amago absolutamente infensivo. Porque todo el mundo en la región conoce la capacidad de apresto operacional de la fuerza armada de la fracasada revolución, llena de viejos tanques rusos, inoperativas tanquetas de fabricación francesa y un puñado de Sukhois que no serán capaces ni de despegar desde la base aérea de Anzoátegui si se dispusieran a atacar objetivos en el hermano país. Eso lo saben hasta los cubanos, que apuestan mejor a la treta del amedrentamiemto. Pero nunca había sido tan cierto el dicho popular que dice: “pedro que ladra no muerde”.

El gobierno de Maduro está tan sitiado interna y externamente, que un nuevo fenómeno amenaza a su ya trágica debilidad: los movimientos de secesión. En Amazonas, por ejemplo, se habla de la creación de un país independiente, con sello indígena, pero que busca alianzas poderosas para convertirse en una plataforma contra el gobierno. Se habla de mercenarios listos para defender zonas inaccesibles para la debilitada revolución. En zonas fronterizas del Zulia emergen nuevos movimientos armados, alentados por la llegada de un nuevo gobioerno en Colombia, Y en Guayana, la grosera intervención de mafias, guerrilla colombiana y otros operadores empuja muchos sectores de la región que no ven otra manera de sobrevivir que la creación de guerrillas. ¿Un trago de su propia medicina para el gobiernito?

Atentos a una nueva forma de lavado de dinero e imagen: la creación de “iglesias cristianas” para justificar ingresos mal habidos y presentarlas como “donaciones” legítimas. Ya identificaron unas funcionando en zonas del Imperio como Fort Lauderdale y en las afueras de Houston. Los operadores se convierten en “pastores” que no hablan otra cosa de “conversión” y de rezos hasta por los codos. Hay un pastor, dicen nuestros cooperantes, que maneja un imperio de bienes raíces y hasta controla caballerizas de purasangres que se hacen pasar como “enviados de Dios”. Yo te aviso, chirulí.

 

Civilibus fures sunt in inferno.

Sé el primero en comentar en "Los Secretos de Dante “En las lídes infernales de Venezuela”"

Deja un comentario