Los Secretos de Dante, "dantesco” infierno que se ha desatado en Venezuela - Aquí Venezuela
Sur de Florida -
Lo último

Los Secretos de Dante, “dantesco” infierno que se ha desatado en Venezuela

Los Secretos de Dante "

Como en la famosa Divina Comedia, obra maestra del escritor florentino del siglo 13, el “dantesco” infierno que se ha desatado en Venezuela comienza a abrir sus verdaderas fauces, sin que el estado mayor de Demonios que lo preside se preocupe ni siquiera por disimularlo. Ahí está por ejemplo, la vengadora Delsy Rodríguez, atareada en las complejas operaciones de lavado que maneja en línea con Cuba, Nicaragua y El Salvador. Ahí tienen a Jorge Rodríguez, dedicado a organizar los detalles de un posible exilio dorado en México, celebrando no sin razón el triunfo de López Obrador, ansioso de promover acuerdos con el nuevo presidente izquierdista, que él cree traerá más tranquilidad a su familia inmediata, que reside y es protegida férreamente en la capital mexicana, al igual que otros altos ex líderes de la revolución. Luego viene Tarek El Aissami, hombre precavido como pocos, que ha construido con paciencia e inteligencia una enorme red de operaciones en Siria, Turquía y Rusia, fuera de las sanciones gringas, con la ayuda de los abundantes negocios petroleros que su familia hizo con Pdvsa, y en conexión con sectores narcociviles del Cartel de los Soles, y con la ayuda de brillantes operadores financieros muy pero muy conocidos. No en balde El Aissami brindó protección en Venezuela a Bushra Assad, hermana del dictador sirio Bashar al Assad, antes de que ésta se estableciera finalmente en Dubai, co el objetivo de obtener protección para su propia base de operaciones en la región de Yábal al-Druz, la llamada Montaña de los Drusos, en el sur de Siria, de donde su familia es originaria. Luego está el propio Diosdado Cabello, que maneja su propia red de bolichicos treintañeros, todos de bajo perfil (creen ellos), ubicados en diversos países de la región, en constante movimiento, abriendo y cerrando empresas, pero al fin y al cabo muchos de ellos bajo investigación después de las sanciones del poderoso Donald Trump contra el Pablo Escobar de Venezuela, como lo llama el senador Marco Rubio. Y finalmente el clan presidencial, con el paranoico Nicolás Maduro, temeroso hasta de su sombra, inseguro, dubitativo, siguiendo el guión pero con ganas de salirse de esa olla de presión a punto de estallar que es Miraflores. Y Cilia, la inefable y sangre fría matrona, obligada a mandar aunque lo que quede sean puros despojos, sin futuro cierto. Porque el infierno creado por el Madurismo, bajo la batuta desfasada y pre-industrial de Cuba, no tiene futuro abierto ni brillante, ni siquiera un asomo de Purgatorio, principal vía para volver al Cielo dantesco, con final feliz. No hay ningún país, ni gobierno, ni siquiera el de La Habana, dispuesto a complicarse la vida recibiendo a este puñado de dirigentes metidos hasta el cuello en todos los delitos habidos y por haber, incluyendo el peor: delitos de lesa humanidad. No hay protección suficiente, ni destino seguro, ni siquiera en Venezuela. Porque la revolución se viene abajo. Sin dinero. Sin éxitos que exhibir. Sin Pdvsa, sin cuentas bancarias ni fuentes de financiamiento. Sólo queda el reparto de los narcodólares que los Rodríguez, los Cabello, los El Aissami, los Maduro y los Flores, guardan celosamente bajo tierra en reforzadas haciendas del interior, o en apartamentos atestados de la capital, o en quintas amuralladas en zonas como Barinas o Zulia. *** Es recién ahora cuando se pudo confirmar aquél famoso anuncio del presidente Donald Trump de que “todas las opciones” estaban sobre la mesa con respecto al caso de Venezuela. La nota de AP confirmó no sólo que Trump habla en serio, sino que no se queda en las puras palabras. Pese a los consejos de expertos del Departamento de Estado, un ministerio que hasta hace poco controló la burocracia del “pacifista” Obama, las opciones siguen abiertas. Porque todo el mundo sabe que no hace falta una invasión para poner al régimen a temblar. Una serie de operaciones de extracción de objetivos muy claros, lograría resultados similiares. Porque las lealtades que el gobierno tiene que comprar a base de incrementos salariales inusuales, son tan endebles que no aguantan un vientecito fuerte. *** Primero salieron corriendo de Miami y Nueva York, cuando llegó el gobierno de Trump, rumbo a España y otros destinos, temerosos de que les pusieran los guantes. Operadores como Nervis Villalobos, Rafael Reiter y Gustavo Mirabal, que mantenían propiedades en Brickell y en West Palm Beach, literalmente “dejaron el pelero”. Ahora están saliendo de Colombia, con la llegada del presidente Iván Duque, que promete mano dura contra las mafias maduristas. Ahí está, por ejemplo, el mayor retirado William Hernández Cova, un oficial del ejército venezolano egresado en la promoción de 1985, “hermanito” del alma de figuras como Padrino López y Miguel Rodríguez Torres. Hernández Cova es hoy un prominente operador de uno de los generales revolucionarios más ricos de la era Maduro en Venezuela: Carlos Rotondaro Cova. Es difícil creer para la gente que tiene un sentido de la decencia, pero este general ha logrado esquilmar una fortuna de $100 millones de los fondos del Seguro Social de Venezuela. Dicho de otra manera: el general Rotondaro Cova, con la ayuda activa del mayor Hernández Cova, quien es su primo hermano, se han metido al bolsillo dinero que originalmente debía estar destinado a la compra de medicinas y equipos médicos. Hernández Cova y su esposa Rosmilar Ceballos manejan empresas contratistas a través de las cuales se han beneficiado con cuantiosos contratos, como es el caso de MPD Master Proyecto y Desarrollo, C.A., que recibió entre 2007 y 2012 32 contratos a dedo, 24 de los cuales fueron otorgados por el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS), presidido por su querido primo. Hernández Cova también apareció relacionado a la firma Inversiones Alzuro, la empresa importadora de Rodríguez Torres y su esposa Zuleima, que traía alimentos desde la Florida a Venezuela. También ha sido investigado por irregularidades cuando era gerente de Finanzas de Cavim. Y más recientemente, se sabe que Hernández Cova controla la empresa petrolera Atina Energy, donde se cree que invirtió parte de la fortuna obtenida en sociedad con su primo Rotondaro Cova. Ya hay un informe voluminoso que comienza a circular en el Palacio de Nariño, Bogotá, y en la capital del Imperio mesmo. *** La dictadura de Nicolás Maduro “el Títere” está tan asediada no sólo por las presiones de Trump, sino por la soledad que significa quedarse sin aliados regionales. Ecuador, otrora miembro vocinglero de la fulana alianza chavista de las Américas, ahora es un firme opositor, ahora más que el brutazo de Rafael Correa está siendo solicitado como criminal internacional por cortes que antes controlaba. La llegada del nuevo liderazgo de Duque en Colombia, instando a deshacer el tinglado de Unasur, promete dejar en escombros tantos años de sobornos petroleros de Chávez forzando una falsa integración. Y en Nicaragua las aguas están tan agitadas que la semana pasada Maduro intentó enviar un barco cargado de armas cubanas, con seriales limados, y otros suministros incluyendo cuatro tanquetas chinas para apoyar la represión de los nicaragüenses. El barco, cuyo transponder permitía seguirlo a lo largo del Caribe, repentinamente cambió de dirección el pasado fin de semana y se devolvió a las aguas del golfo de Venezuela. Según fuentes dentro del barco, de bandera venezolana, el gobierno temía la incursión en aguas internacionales por parte de la armada de Estados Unidos, que ya conocía de la operación. Cuba no quería verse implicada en otro escándalo de armas internacional, luego del chasco que se llevó con el famoso barco norcoreano detenido en el Canal de Panamá procedente de La Habana, con armas ocultas bajo sacos de azúcar. *** Y hablando de Nicaragua, se comenta con preocupación en la Casa Amarilla la cierta posibilidad de que se pierda otro “alidado” de la robolución madurista en Centroamérica, debido a la grave situación de salud del otrora comandante Daniel Ortega, hoy convertido en un hazmerreir cada vez que se presenta en público. El hombre, que ha sido acusado de pederasta y nepotismo, aparentemente está en fase crítica de Lupus, y en etapa avanzada de Demencia Senil. Según los diplomáticos al tanto de lo que ocurre en Managua, Ortega no logra articular una frase coherente, y es prácticamente un muñeco manejado por su esposa, la odiada Rosa Murillo, que no sólo es detestada por los nicaragüenses, sino por la familia misma de Ortega, principalmente por su hermano Humberto, ex jefe del ejército, que la tiene en la mira. Así se explica el incremento de la violencia callejera y la represión en los pueblos nicaragüenses, cortesía de pranes y represores venezolanos que actúan indiscriminadamente para evitar la caída del régimen.

Venezuelan infernum

Sé el primero en comentar en "Los Secretos de Dante, “dantesco” infierno que se ha desatado en Venezuela"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*