Sur de Florida -
Lo último

Lo que escondió China sobre el COVID-19

China podría haber ejecutado el encubrimiento gubernamental más grande y costoso de todos los tiempos

Fuente / Primer Informe

Cada vez más investigadores dan con pruebas que confirman que el paciente cero del coronavirus no provenía de las razones que se hicieron virales al inicio de la pandemia, como la tristemente célebre sopa de murciélago o el horrorífico mercado de húmedo de Wuhan. El coronavirus se originó en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, como parte de un programa del gobierno chino de investigación viral.

El «paciente cero» trabajaba en este laboratorio y al ingresar contagiado a la población de Wuhan inició el brote. Esto tuvo que ser ocultado por el gobierno chino, el cual apoyado por su maquinaria de bots y creación de fake news, desviaron la atención del mundo con razones que buscaban ocultar su responsabilidad en la generación del virus causante de la pandemia.

El programa de investigación chino sobre virus buscaba emular las capacidades de Estados Unidos en la identificación y combate de virus, sin embargo todo salió mal, como lo anticiparon funcionarios de la Embajada de EE.UU., quienes en enero del 2018 advirtieron sobre la poca seguridad en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan y transmitieron información sobre científicos que realizan investigaciones riesgosas sobre coronavirus en murciélagos.

El Instituto de Virología de Wuhan se inauguró en 2018. AFP

El informe de dicha visita detalla que «lo más importante es que los investigadores también mostraron que varios coronavirus similares al SARS pueden interactuar con ACE2, el receptor humano identificado para el coronavirus del SARS. Este hallazgo sugiere que los coronavirus de los murciélagos similares al SARS pueden transmitirse a los humanos para causar enfermedades similares al SARS. Desde una perspectiva de salud pública, esto hace que la vigilancia continua de coronavirus similares al SARS en murciélagos y el estudio de la interfaz animal-humano, sean críticos para predecir y prevenir brotes de coronavirus en el futuro».

Como muchos han señalado, no hay evidencia de que el virus que ahora asola el mundo haya sido diseñado; los científicos coinciden en gran medida en que proviene de animales, pero eso no es lo mismo que decir que no vino del laboratorio, que pasó años probando coronavirus de murciélago en animales, dijo Xiao Qiang, científico investigador de la Facultad de Información de la Universidad de California en Berkeley.

Altos funcionarios chinos ya manejaban esta información de manera secreta, determinando además la posibilidad de estar frente a un brote en Wuhan, cuando 6 días después la ciudad organizó un banquete masivo para decenas de miles de personas y millones comenzaron a viajar para las celebraciones del Año Nuevo Chino.

Para el momento en el que el presidente Xi Jinping habló públicamente del virus, más de 3 mil personas ya habían sido infectadas.

El presidente chino, Xi Jinping, inspecciona trabajos de prevención y control del coronavirus en la comunidad de Anhuali en Beijing, China, el pasado 10 de febrero de 2020. REUTERS

Lo que escondió China

Culpar al mercado húmedo de Wuhan, como raíz del virus fue un esfuerzo de China para desviar la atención y responsabilidad del laboratorio, junto con otros esfuerzos de propaganda dirigidos a Estados Unidos e Italia.

Todas estas nuevas revelaciones son confirmadas por el periodista Bret Baier del Washington Post, quien se hizo de la ultra secreta información a través de «múltiples fuentes que han sido informadas sobre los detalles de las primeras acciones del gobierno de China y han visto cosas relevantes».

El régimen comunista chino desapareció  a los médicos y periodistas que advirtieron sobre la propagacion del virus y su naturaleza contagiosa, de la misma forma que modificó datos, destruyó muestras, borró informes preliminares, sofocó artículos académicos y restregó áreas contaminadas para ocultar evidencia de la transmisión accidental del virus.

«Esto es tremendo», dijo Zuo-Feng Zhang, epidemiólogo de la Universidad de California. «Si hubiesen tomado medidas 6 días antes, habría habido muchos menos pacientes y las instalaciones médicas habrían sido suficientes. Podríamos haber evitado el colapso del sistema médico de Wuhan».

Para una fuente de The Washington Post, podríamos estar en presencia del «encubrimiento gubernamental más grande y costoso de todos los tiempos».

Aunque el gobierno chino cerró rápidamente los viajes nacionales desde Wuhan, no detuvieron los vuelos internacionales desde ese aeropuerto, lo que permitió la llegada del virus a otros países, comenzando por los Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también habría contribuido en la manera como se desató esta pandemia pues su director Tedros Adhanom ayudó a China a cubrir sus huellas desde que tuvo conocimiento del virus y su poder.

El jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China rechazó la sospecha de que el virus escapó de la instalación, citando declaraciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la falta de evidencia de que el coronavirus provenga de un laboratorio.

Pero Estados Unidos ya ha cesado su aporte de financiamiento al organismo, por la manera como la OMS ha manejado la crisis.

El Secretario de Estado Mike Pompeo comentó al respecto que «lo que sí sabemos es que este virus se originó en Wuhan, China. Sabemos que hay el Instituto de Virología de Wuhan a solo unos kilómetros de donde el está el mercado húmedo».

Con respecto a los cables de advertencia del Departamento de Estado sobre el laboratorio de Wuhan, Pompeo dijo que la instalación «contenía materiales altamente contagiosos, lo sabíamos, sabíamos que estaban trabajando en este programa, muchos países tienen programas como este. En países que son abiertos y transparentes, tienen la capacidad de controlarlos y mantenerlos a salvo, permitiendo que observadores externos entren para asegurarse de que todos los procesos y procedimientos sean correctos. Sólo deseo que esto haya sucedido en ese lugar».

Be the first to comment on "Lo que escondió China sobre el COVID-19"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*