taberna
Las colas forman parte de la nueva nomenclatura socialista - Aquí Venezuela
Sur de Florida -

Las colas forman parte de la nueva nomenclatura socialista

Foto referencial: Fuente externaFoto referencial: Fuente externa

monicacFélix B. Sucre
Periodista venezolano
(Desde Caracas)
felixb.sucre@gmail.com


Los revolucionarios, partidarios del proceso bolivariano, tienen que madrugar frente a los establecimientos para poder comprar harina precocida, papel higiénico, azúcar, café, aceite y pañales, mientras se habla de una guerra económica contra el gobierno de Nicolás Maduro, el cual no tiene credibilidad en el país. Venezuela está sometida a los peores tratos que una cúpula ha instaurado para mantenerse en el poder.

Las colas para conseguir los productos de consumo ya son parte de la nueva nomenclatura socialista, pero eso no es problema para los hombres y mujeres que se han dedicado a la economía informal en Venezuela. ¿Por qué el crecimiento de esa actividad callejera sin control? En los últimos 30 años los distintos gobiernos se han dedicado a otras actividades y no a generar empleos para que el país progresara; solo el sector privado fue fuente de empleos, en muchos casos subpagados.

Ese fue el motivo para que creciera la economía informal que ocupa un importante espectro dentro de los índices monetarios y también de la democracia venezolanos, por configurar un gran contingente de mano de obra. Esa historia se repitió con la llegada del presidente Hugo Chávez, el cual no respondió a los sectores populares con empleos dignos, sino que diseñó una serie de misiones populistas que estimularon aún más el paro, dando rienda suelta a los informales, que fueron aumentando exponencialmente, por sentirse protegidos por la “revolución”.

Hay un hecho conocido como el “dakazo”, el cual le dio mayor presencia a la economía informal. Una vez que el gobierno decidió ponerle manos a los grandes comercios y obligarlos a vender por debajo de los precios indicados, salieron a las calles del país los que hoy son conocidos como los “bachaqueros”, quienes se mueven de un lugar a otro en procura de adquirir productos de la dieta diaria para venderlos a precios prohibitivos, aprovechándose de la marcada escases que constriñe a la nación. ¿Por qué se les permite eso?

Allí surge la corrupción. El buhonero debe pagar a la policía o a la guardia nacional una tarifa por instalarse en la calle, por lo cual se ve en la obligación de aumentar el precio de los productos que ilícitamente vende ante la mirada cómplice de la autoridad. Sin embargo, desde Miraflores el mandatario Nicolás Maduro, junto con sus ministros, acusa a la oposición, a los apátridas, al imperio, a los empresarios, y pare de contar, de ser los responsables de la crisis económica que azota a Venezuela.

El Gobierno, evidentemente, no asume su responsabilidad; siempre se va por las ramas. Todos sabemos que el aparato económico fue desmantelado y hoy se pagan las consecuencias, mientras que los controles criminales contra los empresarios y comerciantes están al orden del día. Importantes cadenas comerciales como Farmatodo y Día a Día son ejemplos de una brutal arremetida, lo que permite presuponer que las cosas, lamentablemente, no van a mejorar. ¿Y la MUD? Parece que se fue de viaje.

Be the first to comment on "Las colas forman parte de la nueva nomenclatura socialista"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*