Sur de Florida -
Lo último

Capítulo VI

CUANDO REGRESE A MI PUEBLO

CAPITULO VI

Como de costumbre empiezo dándoles las gracias por sus comentarios de felicitaciones y la colaboración de mis asiduos lectores por el valioso aporte de sus vivencias.

Recibí por intermedio de Iván Viva un aporte de mi prima Carmen Rosa Pérez a quien le agradezco su colaboración.
La reseña completa podrán leerla más tarde en la edición de todos los artículos.

Le decía: ” Cuando leí, creo que en su segunda narración se refirió al páramo de Mariño. Recuerda Iván, el semanario REPÚBLICA que editaba Quintín Rogelio Barón Pernía. Por los años 1950 y mas se desempeñaba como secretario del Concejo Municipal en las presidencias del doctor Reyes Germán Calderón y don Rafael Guerrero. Voy con lo siguiente que se grabó en mi memoria por haber leido junto a mi papá,
La entrevista hecha por Manuel Felipe Molina, publicada en
el referido semanario a don Rafael quien ejercía la presidencia del Concejo Municipal.
Rogelio pregunta: don Rafael, Que opinión le merece la belleza del páramo de Mariño y sus lagunas? Responde don Rafael: “El páramo de Mariño es como el oasis de todo el que siente angustia.“ “

En días pasados, una llamada de otro gran amigo Tovareño. Mi tocayo el terrible Toño Méndez, quien aporta su granito en relación a los personajes y muy brevemente me contó que leyendo mi artículo él se acordó de CHOCOLATE.
Su historia es poco conocida por las circunstancias que se presentaron ya que la duración en tiempo de su negocio fue muy corto, así comienza la historia de esta figura quien vivía en el corozo muy cerca del hospital, emprendió su propio negocio y los días sábados bajaba hasta el mercado con un carrito fabricado por él para la venta de su producto.
Todos conocemos el camino del Hospital al Mercado, la calle hasta la esquina de la casa de la familia Soto para ese entonces estaba empedrada y al pasar la esquina su pendiente se hacía más fuerte con pavimento de concreto, ese cruce era peligroso por el tráfico, razón por la cual cuando estaba cerca de la vivienda empezaba con gritos a todo pulmón CHOCOLATE, CHOCOLATEEEE, CHOCOLATE
De ahí que lo bautizarán con ese nombre.
El producto era tan bueno que los muchachos del llano eran clientes fijos del CHOCOLATERO.
Él traía en su carrito una bombonita de gas en la parte baja, la olla de cuartel por su tamaño bien asegurada en la parte superior, una cocinita encendida debajo de la olla para mantener bien calientes la bebida, y los implementos para servir vasos de cartón y su cucharón.
A los meses de tener buena clientela ocurrió lo inesperado, un sábado cuando iba llegando a la esquina donde empezaba a dar los gritos CHOCOLATE CHOCOLATEEEE el carrito fue cogiendo más impulso, la fuerza de sus brazos trataban de detenerlo pero al tomar la calle pavimentada y con mayor pendiente fue un momento de dura lucha, la gente lo veía como peleaba para detener su carrito ya llegando de la iglesia dio un giro, el hombre cae y el carro da vueltas, la bombona estalla y el chocolate se dispersa en el aire en forma de lluvia, en ese momento va pasando por la esquina el Sr. Juan Zambrano y al sentir las calientes gotas en la cara empieza a correr y sacudiéndose gritaba AVISPAS… AVISPAS .. AVISPAS
Hasta ese día duro el negocio lo perdió todo, carro, olla, vasos, todo lo que llevaba, lo único que no perdió fue su nombre pues los muchachos lo siguieron llamando CHOCOLATE!!

Cerrando el capítulo V me comprometí a resumirles en lo posible el artículo muy interesante que estaba recibiendo de mi amigo Rubén Marqués, del cual he tomado algunos extractos interesantes relacionados con el béisbol.
Nos comenta que es uno de los deportes favoritos en Tovar y el cual se ha prácticado desde antaño en diversos campos deportivos, narra como el deporte del béisbol tiene su inico en el viejo estadio de Sabaneta, tiempo después en el del Colegio Padre Arias y actualmente en estadio del Arado
Recuerdo un campeonato realizado como homenaje al piloto del automovilismo y comentarista deportivo venezolano, Francisco José Cróquer, conocido como “Pancho Pepe Croquer”, fallecido en 1955
Y análiza la forma como algunas personas amantes del beisbol, organizaron un torneo en honor a don “Pancho “.
El campeonato se llevó a cabo en 1956, donde intervinieron varios equipos de Tovar y de algunos pueblos vecinos, entre otros: “Republica”, patrocinado por don Rogelio Barón Pernía, “Santa Cruz de Mora”, “Zea” y “Cervecería Andes, patrocinada por don Ramón Márquez.
Los equipos más fuertes resultaron ser “República” y “Cervecería Andes”.
El “Republica” tenía los mejores peloteros tovareños, entre los cuales recuerdo: El Cubano Miranda, los Mora (Julio y Germán), los Ramírez (Ricardo y Cheo), Eugenio Salas, El Viejo Salas, Oscar Chacón, “Pipa” Ángel Jaime, el Ratón Serrano, Gonzalo Ramírez, Orlando Pereira.
Para el Play Off, ambos equipos se reforzaron con jugadores profesionales, República importó de Santa Bárbara del Zulia y Cervecería Andes reforzó con los del Bobures.
La batalla final fue a muerte.
Este encuentro se realizó en el campo del Colegio Padre Arias, repleto de aficionados de Tovar y del Vigía
“Cervecería Andes” resultó el vencedor.
Después de haber leído mi artículo anterior, me comentó que él no sabía de las caimaneras del béisbol que nosotros jugábamos en las sabanas del el Árado a partir del año 1.947 con lo cual dejamos constancia que muchos tiempo después fue cuando se construyeron los estadios en la secuencia tal como lo relata en su artículo.
Le doy nuevamente las gracieas a Rubén por su aporte ya que esto nos permite conocer más a fondo nuestra propia historia.

Me acaban de llegar unas emotivas palabras de mi buen y recordado amigo Jorge Rangel, me parecen muy interesantes y le pido permiso para que todos disfrutemos de ellas. Gracias amigo Jorge por su colaboración me comprometo a darte mi opinión al respecto en el próximo capítulo, pues aunque es una realidad lo que escribes ya con calma analizaré desde mi óptica todo su contenido, estamos para oírnos con el mismo cariño de siempre. Ahora las palabras de Jorge:
” Armando…que bien le haría a Antonio Guerrero volver a Tovar, sentarse en la plaza Bolívar, frente a la que fue su casa, en la cual desaparecieron sus atractivos esenciales: la pileta central, el atrio de los músicos, las caminerias y los árboles centenarios. Olvida Antonio, a quien me gustaría escribirle de tener su correo, los toros de candela. Los cachos con fuego en sus puntas -trapos empapados en keronene- que se ponían los muchachos mayores en sus cabezas para asustar la gente. Pero yo, le recomendaría, quedarse en Madrid. Ese Tovar que menciona no existe ni encontrará gente que lo recuerde. Aquel Tovar que asistía con conocimiento y respeto a las escenificaciones teatrales que como “Antígona” se montaban de vez en cuando en el Padre Arias o en los clubes y liceos se acabó. Gracias por el recuerdo. Jorge Rangel “

Cada día mientras me ocupo de escribir estas historias recibo mensajes y llamadas de amigos que tenemos muchos años sin vernos, tengo el ofrecimiento de mi buen amigo José Antonio Carrero Marquina de unas historias que me va a enviar, donde nos cuenta las travesuras de dos Tovareños que dejan a varias familias encerradas dentro de sus viviendas al colocarles candados durante la madrugada en las puertas de entrada y llenan de avisos algunas fachadas, aporte de un lector para seguir recordando nuestro ayer. El cual será publicado en el próximo episodio

Más vivencias como la que titulé ” la época del yoyo en Tovar “, la famosa María Tres Meses.

Estas historias y muchas otras serán insertadas en los capítulos correspondientes para ser leídas en la edición que actualmente está en corrección y a la cual diariamente le seguimos agregando vivencias.

Hoy me voy a referir a la historia del semanario REPÚBLICA y la revista de publicación ocasional RENACIMIENTO.
A través de los años Tovar ha tenido otras revistas y publicaciones de las cuales se han escrito muchas páginas en diferentes medios, donde se han analizado con lujo de detalles los contenidos y duración en el tiempo de cada una de ellas, sin embargo hoy de una manera muy sencilla y adornadas con hechos vívidos con los fundadores de estas publicaciones pasaré a contarles parte de mis momentos vividos.

REPUBLICA un periódico de circulación semanal muy leído durante el tiempo que duró, en el seminario están impresas algunas de mis poesias con el Seudónimo AJHOSSEP.
Una de ellas la titulé: DÉCIMAS DE MI AMOR DESESPERADO. Se lo escribí a una novia que en una oportunidad que nos disgustamos me dijo “. Me voy a meter a monja”.

Las décimas son muy largas les escribiré la primera y las del cierre.

Señor, Señor de los cielos
Te vuelves hoy mi rival,
Me diste ayer una novia
Y hoy me la quieres quitar,
Llevándosela al convento
Donde no volveré a verla
Ni a sentir cual las cascadas
La frescura de sus labios
Lo bello de su sonrisa
Y el ensueño de su voz.
……
…… .
Te acuerdas Señor del cielo
Tanto que luche por ella
Lo mucho que yo la amé
Por eso quiero que escuches,
Mis gritos desde la tierra

Para que sepan los hombres
Para que sientan las hembras
Que si el amor ha existido
Tal vez nadie habrá sentido
Lo mucho que cuesta y duele
Olvidar a un ser querido,
Perderlo cual las estrellas
Se ven perder en los cielos,
Como encontrar un lucero
Entre mil tan parecidos.

Entonces porque Señor
La dejas que se me vaya
La dejas que yo la pierda.
Te acuerdas Señor del cielo
Tanto que llore por ella
Lo mucho que yo la amé
Los sueños que le entregaba
Los besos que ella me dió
Tantos recuerdos que llevo
Los guardo en mi corazón.

Con estos versos y otros poemas colabore en ese gran periódico.
Las historias con Rogelio fuerón muchas las que compartimos, ya les conté cuando nos disfrazarmos, ahora les narrare lo que nos pasó en una oportunidad qué nos fuimos a disfrutar de las ferias de San Sebastián.
Llegamos a un hotel al lado de la plaza de toros, no llevamos carro y tampoco queríamos perder una corrida, la primera de la tarde llenamos las botas cerca de la plaza y en las siguientes íbamos a Cúcuta con el pretexto de llenan las botas y regresábamos para disfrutar la fiesta brava, para la última corrida nos fuimos amanecidos hasta Cúcuta dormimos en el carro de ida y a la vuelta, llegamos a la plaza con la misma rumba del día anterior, empieza la corrida y el calor de la tarde y los tragos que teníamos encima empieza Rogelio a quedarse dormido, solo levantaba la cabeza cuando lo despertaban los gritos de los aficciónados y apenas lograba decir OLE, OLE y seguía durmiendo, cuándo terminó la corrida se nos perdió el hombre, lo buscamos y un Tovareño nos dijo lo vi tomando un libre y creo que se fue para el pueblo.
El lunes temprano llame a Aide Y me dijo ” aquí llegó en la madrugada venia muriéndose y con paperas, que me le dieron Antonio, me lo van a matar “.
Que barbaridad, sigo sin entender.

Pienso que muchos de ustedes se dirán, todas las historias de Antonio son de parranda y alegría y al mismo tiempo me consuelo diciéndome será que no ven la parte buena de los cuentos, el tiempo de los paseos, las aventuras, los estudios y las horas en la misa, comiendo en la mesa, en el trabajo, en fin la verdad había tiempo para todo o el reloj marchaba más lento.

RENACIMIENTO, está revista la fundó el Profesor Héctor Rafael Maldonado, con un grupo de quienes fuimos sus alumnos en el colegio Padre Arias, nos impartía la enseñanza de Castellano y Literatura.
Sus clases eran muy amenas la literatura le salía con una facilidad y lo llevaba a uno a meterse dentro de los personajes cuando nos hablaba de Rómulo Gallegos con sus novelas y con sus creaciones nos hacía sentir el llano, si era de Cervantes con el Quijote y Sancho Panza en su lucha contra los Molinos de viento y si nos hablaba del Arcipreste de Hita nos enseñaban los versos de “

“Moza tan fermosa
non vi en la frontera,
com’una vaquera
de la Finojosa. Faciendo la vía
del Calatraveño
a Santa María,
vencido del sueño,
por tierra fraguosa
perdí la carrera,
do vi la vaquera
de la Finojosa.En un verde prado
de rosas e flores,
guardando ganado
con otros pastores,
la vi tan graciosa,
que apenas creyera
que fuese vaquera
de la Finojosa.”

Eran clases magistrales.
En una oportunidad él nos propuso la creación de una revista, después de motivarnos y darnos a conocer la forma y el contenido que debía de tener en sus páginas nos comisionó a cada uno de sus colaboradores la responsabilidad en cada una de ellas, a mi me tocó la deportiva y así fue dándole uno a uno su área de trabajo, sociales, literaria, editorial, etc los alumnos conformamos el equipo de reporteros. Teníamos también que recoger mediante la venta de propaganda a los comerciantes o las oficinas que quisieran comprar un cuarto, media o una página, hasta cubrir la cantidad suficiente para pagar los costos de impresión de la publicación, igualmente después de llenar todos los trámites como eran los artículos a EDITAR, revisados y corregidos se enviaban a la imprenta para que los fines de semana nos ocupábamos de su distribución y venta.
Para todos los colaboradores
fue una gran experiencia, cada uno de los reporteros teníamos nuestro carnet que nos identificaba como reporteros de la revista RENACIMIENTO.
Dentro de las ediciones hicimos un número extraordinario. Para esta ocasión no publicamos material sobre deportes, mi artículo verso sobre las transformaciones y avances que había tenido el pueblo durante más de cien años de su fundación.
El trabajo y el aprendizaje para nosotros fue todo un éxito.

Años más tarde recuerdo que viviendo en Caracas para el año 1.956 asistí a una reunión en fuerte Tiuna con Chucho González y Candelario Castro había una reunión bailable donde haría acto de presencia Susana Duim recién electa mis Venezuela, me valí del carnet de reportero que conservaba para hacerle una entrevista y aproveché la presencia de un fotógrafo para que nos retratase, después de la entrevista la invité a bailar oportunidad en la cual le pedí me permitiera leerle las manos, recuerdo que le dije, Susana tú nos traerás la primera corona del Mis Mundo, tal como sucedió.

Hasta pronto

Madrid 02/08/ 2.020
Antonio J Guerrero P

Be the first to comment on "Capítulo VI"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*