Sur de Florida -
Lo último

Año Viejo: tradición de familia que sobrevive en medio de la crisis

Quemar muñecos simbolizando el año que finaliza, es un tradición que por años y años ha llenado de alegría los últimos días de diciembre, tradición que los abuelos y padres se empeñan en dejar como herencia a sus nuevas generaciones a pesar de la crisis económica, es por ello que en distintos sectores de la capital tachirense sobre todo en las esquinas aún se ven los acostumbrados años viejos, que aún causa curiosidad a propios y extraños.

Es cierto que no son muchos los muñecos que se consiguen, su elaboración ha mermado por la falta de recursos, temor que hizo que mucho desistieran del propósito de hacer y quemar el Año Viejo.

“Decidimos no dejar morir la tradición de hacer el Año Viejo comenzamos armarlos con materiales de un colchón viejo que teníamos y poco a poco se fue armando, como es sencillo se hace en un rato, buscamos ropa vieja, lo hacemos entre familia, los niños se entusiasman mucho, lo estamos sacando temprano para buscar la ayuda económica que permita comprar la pólvora y quemarlo el 31 de diciembre a las doce en punto en la esquina. De verdad la gente ha colaborado , sobre todo, los que hacen la cola para la gasolina”, dijo uno de quienes esté año no perdió la costumbre popular.

“El fin de hacer los años viejos es mantener la tradición, para no dejar morir esta tradición, porque como hemos podido notar la ciudad está bastante triste, sola, y estos muñecos alegra” dijo uno de los que van hacer in ano viejo

“Que nuestras nuevas generaciones crezcan manteniendo la tradición que la hemos mantenido sobre todo los tachirenses. Esto es el quinto año que los estamos haciendo consecutiva, antes se hacían pero de manera más simple” agregó.

El diseño se hace contando con la colaboración de algunos vecinos pero el creativo  principal es el señor Rolando Villasmil  y con la ayuda de todos los vecinos se busca la ropa y el resto de materiales, poco a poco se va haciendo en un taller en la calle ocho.

–¿ Por qué Coco este año?

–Por los niños, es una película infantil  que dejó valiosos mensajes, también porque a los pequeños les gusta venir a tomarse fotos con los Años Viejos, es una forma de enseñarlos a mantener esta tradición, aprendan qué es el Año Viejo, qué es la quema el 31 de diciembre  se trata de buscar un personaje que durante el año haya sido relevante h consideramos que Coco impactó en los niños.

Para hacer el muchos comienzan a trabajar desde el mes de noviembre, días en que deciden qué muñecos van a realizar, luego de llegar a un consenso entre todos los allegados a esta tradición en el sector de Barrio Obrero, se invierte más o menos quince días haciendo cada muñeco, aprovechando el tiempo libre se reúnen en el taller  allí plasman las ideas  y el señor Elio como diseñador principal va haciendo la figura hasta que se llega a elaborar por completo.

–¿Qué tan costoso, es hacer un Año Viejo?

–Hoy en día todo es muy caro, sobre todo el material, pero con dinero de nuestros bolsillos los financiamos- dijo.

Ahora lo que resta es recoger el dinero en la calle para poder comprar la pólvora, la cual está sumamente costosa. Ya  comenzaron a recolectar dinero. es por ello que todos los días sacarán los años viejos desde la mañana hasta nueve y diez  de la noche.

Dos años sin Año Viejo

En el barrio Las Flores, donde era tradicional encontrar muñecos de fin de año, sobre todo de altura, tienen dos años sin hacerlos, señaló una de las integrantes de la familia que afanosamente todos los años dedicaban parte de su tiempo a mantener esta tradición decembrina sobre todo por los niños. “Es muy difícil asumir este compromiso debido a la crisis económicas, todo está muy caro. Pensar en comprar los materiales, sobre todo la pintura es imposible así se tengan las mejores intenciones del mundo, preferimos quedarnos tranquilos, cuando la situación cambie volveremos elaborar los Año  Viejo la gente pregunta, reclama, por el muñeco, pero ya van dos años sin hacerlo, y en este momento es más complicado que en cualquier tiempo que hayan vivido los venezolanos.

en San Cristobal Cerca de la Cruz Roja, también hicieron su Año Viejo, desde hace días, lo sacan y lo colocan al pie de un árbol. Es hecho por los vecinos. Ha llamado la atención de quienes transitan por el lugar. Es puesto a la vista del público toda las tardes, para recoger dinero a fin de comprar pólvora y luego es guardado en uno de los garajes de los habitantes del sector.

A mantener la tradición

A pesar de tener su corazón afligido por la partida de casi todos sus sobrinos a otros países y la preocupación de tener a uno de sus hijos enfermo, la señora Flores,  quien vive en la Octava Avenida, aparta tiempo para elaborar el Año Viejo. “Es una tradición que se debe mantener. Comenzamos hace diez años y vamos a seguir con la ayuda de Dios y la Virgen. Este año ha sido complicado porque mi hijo tuvo un accidente en Bucaramanga, aparentemente no fue nada, llegó bien a San Cristóbal me ayudó a hacer el Año Viejo del año pasado de 2017 pero a finales de enero de 2018 le comenzaron a doler mucho las piernas” contó.

“Al hacerle la resonancia,  el médico vio que tenía unas vértebras de la columna quebradas, hay que operarlo, es costoso pero en nombre de Dios, dentro de poco los vamos a operar, mientras tanto seguimos trabajando y al mismo tiempo elaborando el Año Viejo”, que este año es el adiós Venezuela, cuyo mensaje es mostrar una de las  realidades que vive el país” apuntó.

Trata de reflejar la realidad de los jóvenes que se van a otros países a buscar una mejor calidad del vida y al mismo tiempo ayudar a sus familiares. Prestó un Volkswagen y en cada una de las puertas colocó imágenes, rostros de hombres y mujeres que se ven en la obligación de dejar a su país por la crisis económica y quieren nuevas oportunidades así deban dejar su patria.

“Me ayudan a pintar las esposas de mis hijos, sobre todo los rostros. Se hace el sacrificio  a pesar de que los materiales están muy costosos, pero la idea es mantener la tradición…Desde ayer (28 de diciembre) tenía pensado sacarlo a la calle para que la gente lo aprecie y al mismo tiempo colabore para comprar la pólvora, aunque mi esposo y yo tenemos algo reunido, pero la gente siempre colabora… estaremos listos para quemar el Año Viejo, este 31 de diciembre a las doce de la noche- dijo la dama que no pierde la tradición que alegrará la zona el lunes.

Be the first to comment on "Año Viejo: tradición de familia que sobrevive en medio de la crisis"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*