Sur de Florida -
Lo último

A UN AÑO DE SU DETENCIÓN Y POSTERIOR ASESINATO POR PARTE DEL GOBIERNO DE MADURO/ Mañana se verán las caras en la AN familia de Fernando Albán y la bancada oficialista

Redacción Aquí Venezuela

La diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela, Amelia Belisario, se pronunció este lunes en rueda de prensa a propósito del año de fallecido que cumple el exconcejal Fernando Albán, y anunció que mañana los familiares del político hablarán en el Parlamento y que se quiere ver la respuesta de la bancada chavista al respecto.

La parlamentaria recordó que el 5 de octubre del año pasado, Albán fue detenido por funcionarios del Sebin.

“Todos exigimos que haya justicia y anunciamos nuestra agenda para honrar a Fernando. El día martes estaremos en la AN acompañando a sus familiares que también elevarán su voz. Estamos seguros que estarán en sus curules los que apoyan al régimen que le quitó la vida a Fernando y queremos ver qué respuesta le van a dar al país, cómo van a responder a su familia”, dijo Belisario.

La parlamentaria recordó que el 5 de octubre del año pasado, Albán fue detenido por funcionarios del Sebin y que en dos días se exigió conocer el paradero del político, “hasta que supimos que estaba en manos de los cuerpos represores del Estado”.

“El día lunes 8, cuando debía ir a ser presentado, lamentablemente recibimos la noticia de que había fallecido, y no falleció como quiso mentirle al mundo Tarek (William Saab), lo que sucedió con Fernando y luego corroborado por el exdirector del Sebin, Cristopher Figuera; es que fue vilmente torturado y luego lanzado del piso 10 del Sebin. Torturas que fueron propiciadas porque no lograron doblegarlo. Lo torturaron para hacer que mintiera”, exclamó.

La hermana del fallecido también se expresó desde la sede del partido donde militaba Albán, Primero Justicia, y sentenció: “tenemos la seguridad de que mi hermano no se suicidó, a mi hermano lo asesinaron y por eso hoy, mañana, y todo lo que nos queda, exigimos justicia”.

Misa por su eterno descanso

Mañana martes, a las 4 de la tarde, en la parroquia universitaria de la Universidad Central de Venezuela, será concelebrada una misa en memoria del concejal Fernando Alban, cuya muerte, acaecida bajo custodia del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), no ha sido esclarecida.

Los oficiantes serán el párroco universitario, Javier Fuenmayor; el titular de la parroquia San Alberto Hurtado, Alfredo Infante; y el anterior párroco universitario Raúl Herrera, quien fue amigo del fallecido concejal del municipio Libertador de Caracas.

Aunque el caso ha sido tipificado como un asesinato, el régimen dio una versión a través del ministro Néstor Reverol y otra, del fiscal general Tarek William Saab, en el sentido de que se había suicidado.

“Hay que dejar muy claro que Fernando Alban era un hombre de fe católica”, expresa el padre Herrera, párrroco de La Carucieña, poniendo en duda la versión oficial.

Inmediatamente nos refiere cómo era Alban, a quien conoció desde muy joven como estudiante y luego de haber egresado como abogado de la UCV. Presidía, dice, la comisión de Culto y Buen Vivir de la alcaldía del municipio Libertador de Caracas. Desde ahí buscaba la manera de articular con todas las religiones y credos espacios para la reflexión en torno a la paz. Tuvo iniciativas como el otorgamiento del premio al “Buen Samaritano” a ciudadanos que estaban haciendo labor social calladamente, porque el bien es silencioso. Y sus relaciones con el nuncio apostólico, cardenal Aldo Giordano, revelaban la transparencia de su proceder. Igualmente con judíos, cristianos evangélicos, ortodoxos, buscaba el entendimiento y la concordia.

“Su residencia, un apartamento en Los Chaguaramos. parecía un museo sacro. Ahí difícilmente entraba el diablo. Compartía su vida con su esposa, Meudys, y sus hijos, María Fernanda y Fernando, con quienes acudía a la eucaristía los domingos. En su hogar se respiraba tranquilidad y armonía.

Era un hombre muy solidario. No solo en el ámbito político en actividades propias de su partido, Primero Justicia, sino en hacer el bien sin distinción alguna. Cuántas veces nos ayudó en la parroquia universitaria de la UCV, de la cual yo era párroco. Necesitamos gas, lo conseguía donde fuese. Contribuía para la olla solidaria que hacíamos para los mendigos o para la gente que vivía debajo del puente de la plaza Las Tres Gracias. Se desgastaba hasta las últimas consecuencias, animando, generando entusiasmo. Estaba muy pendiente, al tanto, de lo que estaba pasando en el país, le preocupaba la situación. Soy testigo del esfuerzo de buscar soluciones en medio de un clima de entendimiento, de concertación.

Uno no entiende cómo a una persona así no le hayan respetado la vida quienes lo teníaa en el Sebin en Plaza Venezuela. Fue una detención arbitraria: Ese 5 de octubre estaba regresando de Nueva York, adonde había ido a visitar a familiares. Lo detienen en Maiquetía, según le dicen, para hacerle unas preguntas. Estuvo viernes, sábado y domingo sin problema, a quienes les comenta que lo trataban como ‘doctor’. Es por ello que los profesionales del Derecho se sorprenden cuando el lunes se enteraron que estaba muerto.

Sus custodios tenían que haberlo trasladado ese día, a la una de la tarde, a los tribunales y fue en esa espera cuando recibieron la noticia.

No sabremos cuál es la verdad de los hechos. El fiscal general dijo que se habia ido al baño y se tiró por una ventana y el ministro dijo que salió corriendo para lanzarse al vacío. Pero estando en manos del Estado murió en extrañas condiciones, que hacen surgir las hipótesis. ¿Cómo una persona que tiene temor de Dios va a quitarse la vida?

Si a la familia y a sus abogados no les han permitido conocer el expediente, ni tampoco la exhumación del cadáver, algo se oculta.

Al cumpllirse un año de su muerte, ésta no debe ser motivo para quedarnos llorando. Su muerte no puede ser en vano. Como no hubo justicia debemos luchar porque la haya.

El prólogo de la Constitución dice que Venezuela es un estado de justicia y derecho. No es posible que el defensor del pueblo no haya dicho ni pío del caso, sino que se haya plegado al Poder Ejecutivo. Y que el Ministerio Público que debiera favorecer la transparencia, contribuya al reino de la oscuridad”. Así se expresó el párroco Raúl Herrera en torno al caso de su amigo Fernando Albán. Fuentes: Noticiero Digital / Gráfica: Cortesía

Be the first to comment on "A UN AÑO DE SU DETENCIÓN Y POSTERIOR ASESINATO POR PARTE DEL GOBIERNO DE MADURO/ Mañana se verán las caras en la AN familia de Fernando Albán y la bancada oficialista"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*